¡Colabora donando y participa en sorteos!

Ayudemos a Safiro a sanarse y vivir

Safiro safiro-portada-2

Safiro es una gatita rescatada de las calles de Lima, tiene un severo problema hepático y está luchando por sanarse

Promovido por: ksanchezn

ksanchezn

0 donativos recibidos

0€ recaudados de 287€

Finalizado
el día 04/01/2018

Hola, hace no mucho me llamo Safiro y soy una gatita rescatada de las calles de San Juan de Lurigancho en Lima – Perú. He sufrido mucho, pero mi “mami postiza” Karen me sacó de ahí, me ha dicho que todo va a estar bien y que saldré adelante 🙂

Mami y yo el día que me recogió y llevo a la veterinaria

Ahora me encuentro a salvo, pero por todo lo que he vivido me encuentro enferma, tengo un grave problema hepático, pero estoy luchando por mejorarme, cada día trato de estar mejor a pesar de los vómitos, el dolor y el malestar. Quiero sanarme, quiero vivir y dar mucho amor a alguna familia <3

Me han hecho muchos análisis y me ponen muchas inyecciones todos los días, los doctores dicen que es un proceso y que debo hacer mucho aún pero mi mami postiza recoge muchos animales enfermos de la calle y así como a mí, nos cambió la vida, nos hizo sentir amados, protegidos, que tenemos vida. Pero ella ahora me tiene a mí y dos casos graves más y no puede pagar mi tratamiento, por eso necesito de tu ayuda! Pero antes, déjame contarte mi historia.

La verdad, no recuerdo cuántos años tengo porque por mucho tiempo viví en las calles, pasando frío, hambre, sufriendo golpes y maltratos de las personas que pasaban por la calle. Soy una gatita un poco miedosa y asustadiza pero he sufrido mucho y por eso cuando veo a un humano solo quiero correr y esconderme.

Hace mucho tiempo atrás, yo tenía una familia a quienes quería mucho y había una linda niña con la que yo jugaba. A veces sus papás se olvidaban de darme agua y comida, pero yo me las ingeniaba y me iba a buscar a las calles algo para comer y siempre regresaba a la que era mi casa para acompañar a la que era mi familia. Un día vi que metían todo en cajas, que arreglaban todo y todos me ignoraban, dejaban papeles y ropa en el piso, pusieron todo a un camión y se fueron. Yo me quedé en esa casa esperando a que vinieran por mí, pensé que lo que ocurría era que esos papeles, esa ropa y yo no entrabamos en el camión por tantas cajas, pero me equivoqué, nunca vinieron.

Desde ese momento, empecé a tener que buscar comida  y sobretodo agua en las calles y en la basura, pero todos los días regresaba a mi casa por si venían por mí. Pasó el tiempo y un día llegó una nueva familia, empezaron a meter cajas y había gente de nuevo en la casa, yo estaba feliz porque tendría de nuevo una familia, pero no fue así.

Un día, el señor de la casa me botó de la casa golpeándome con la escoba, yo corría queriendo huir y el solamente me pegaba. Después de eso no podía correr ni huir muy bien, todo mi cuerpo me dolía. Comencé a vivir entre la basura y un carro viejo que estaba en la calle frente a mi casa, a veces como no podía cazar, rompía la basura buscando que comer y la gente me pateaba y hasta me echaron agua hervida. Ahí conocí una señora, nunca supe su nombre pero me daba alimento y agua algunas veces en las noches. Yo era muy feliz cuando la veía venir por la esquina porque esa noche tendría algo que comer y beber.

Como nunca me esterilizaron, de pronto iba a ser mamá, yo estaba muy nerviosa porque no quería que mis bebés nacieran en la calle así que cuando sentí que iba a dar a luz, me metí a la que fue mi casa por una ventana y tuve a mis bebés ahí. A las horas el dueño de la casa se dio cuenta, agarró a mis pequeños bebés que necesitaban de mí, los metió a una bolsa negra y se los llevó, no sé que será de ellos ahora, yo aún los esperaba pero mi mami Karen dice que están ya corriendo en el arcoiris.

Yo al ver que se los llevaban, gritaba y corría como loca, con las pocas fuerzas que tenía y me empezó a perseguir y patear y me tiró agua hervida, así que yo no tuve más remedio que salir corriendo. Volví a aquel basurero, me sentía débil y mal y no quería ir ni a buscar comida ni agua porque pensaba que en algún momento ese señor sacaría a mis bebés también y ahí estaría yo para cuidarlos y amamantarlos, eso nunca pasó y cada vez yo me sentía peor. Empecé a sentir mucho calor en mi cuerpo, empecé a sentir que me amargaba la boca y empecé a vomitar, Los días pasaron y yo me sentía muy mal, no había comida ni agua, era una parte de la basura, la gente me veía y no me ayudaban.

Hasta que un día llegó la señora que me daba de comer, dijo que se enteró por la vecina lo que había pasado y que me estaba buscando, me vio, me quiso dar agua y comida pero yo no tenía fuerzas para nada y me dijo que buscaría ayuda, que todo estaría bien. Esa misma tarde vino la señora con mi mami postiza Karen, me subieron a un auto y me llevaron a un doctor, yo estaba muy asustada, pero no tenía fuerzas ni para correr.

El doctor me revisó y me hizo muchas cosas, dijo que tenía infección por la leche acumulada (mastitis) y que por eso había dejado de comer, yo estaba totalmente amarilla. Pidió algunos exámenes pero mi mamá no podía pagarlos en ese momento, así que empezaron a ponerme vía, inyecciones, darme pastillas y obligarme a comer. El doctor dijo que al bajar la infección de mis mamas yo debería estar mejor. Mi mami Karen pagó la consulta, mi descarte de sida y leucemia felina (dio negativo, soy feliz!) y el tratamiento de todos esos días, me llevó y puso en una cama, como cuando tenía una familia! Yo me sentía muy mal pero en el fondo de mi corazón era muy feliz.

Yo después de que me rescataron, me sentía muy mal pero segura y feliz

Mi infección ha mejorado pero yo sigo sin querer comer, con vómitos y sintiéndome muy débil y mal. Mi mami me llevó el sábado al doctor y le pidió que por favor nos de al crédito los exámenes y la ecografía, tanto le pidió que el doctor aceptó y salió que tengo mi hígado muy mal, pero yo lucho por salir adelante! Tenía la boca, la lengua y todo amarillo por mi hígado mal, comencé mi tratamiento el sábado y ya estoy mejor 🙂 aunque aún sigo amarillita jeje

Me ponen suero e inyectables cada 12 horas y el doctor dice que debo comer Hills A/D una lata y media por día. Mi mami está desesperada porque no tiene con qué pagar al doctor lo de los exámenes ni lo del tratamiento de ese día. Al menos los doctores le han dicho que para eso pueden esperar y ella está pagando mi tratamiento diario desde el domingo, porque si no paga el tratamiento, no me lo iban a poner. El doctor le enseñó que desde casa me ponga el suero para así poder ahorrar y pagar las inyecciones al día siguiente. Ya no alcanza para mis latitas de paté Hills así que mami me cocina hígado y lo pone en la licuadora para darmelo. Acá verán como mami me pone el suero desde casa para poder ahorrar:

Mami poniéndome suero en casa, le tienen que ayudar porque sino me escapo porque me da miedo

Mami Karen no vive de esto, ella es abogada y de lo que gana paga la comida y tratamiento de mis hermanitos. Somos 8 gatos y 6 perritos de la calle, todos rescatados, algunos buscando un hogar, otros adoptados por ella porque tienen algún problema de salud grave (por ejemplo, mi hermanita Coral es cojita porque la lanzaron de un tercer piso y mi hermanita Dasha tuvo cáncer y hay que darle comida especial) y somos tres bebés enfermos: Scar, Flaca y yo. Mami normalmente no rescata más de un animalito enfermo a la vez para que ella pueda pagar de su salario los gastos y no molestar a nadie, pero los tres eramos casos críticos y apostó por sacarnos adelante, pero ahora mis hermanitos y yo necesitamos de tu ayuda para poder sanarnos.

Yo estoy dando lo mejor de mí para sanar cuanto antes, pero necesitamos pagar las deudas en la veterinaria para que mami pueda seguir llevándome y llevando a mis hermanitos enfermos y además necesitamos dinero para completar mi tratamiento. Mami dice que cuando esté sanita me van a esterilizar y nunca más tendré que volver a las calles y yo creo en ella 🙂 

Por favor, nosotros vivimos en Perú y la moneda es el nuevo sol, con un euro que nos puedas apoyar, nos estás dando 3.80 soles que para nosotros es mucho!

Solo quiero decirles finalmente muchas gracias por conocer mi historia y ayudarme y recuerden: “SALVAR A UN ANIMAL NO CAMBIARA EL MUNDO, PERO SÍ CAMBIARÁ EL MUNDO DE ESE ANIMAL” 

– Safiro –

Como se mencionó líneas arriba, la veterinaria me ha dado crédito para los exámenes  el tratamiento del primer día de Safiro, pero debo pagar en un mes sino no me podrán atender a Safiro ni a mis otros casos. El tratamiento diario de Safiro y de los otros bebés los estoy pagando yo, pero necesitamos de su colaboración para sacar a esta bebé adelante:

Examen Precio  
Ecografía abdominal 100.00 soles (26.3 €) Se debe a Veterinaria CardioImagen
Consulta especializada 50.00 soles (13.15 €) Se debe a Veterinaria CardioImagen
Prueba de descarte de Pancreatitis felina 130.00 soles (34.21 €) Se debe a Veterinaria CardioImagen
Análisis de sangre completo 165.00 soles (43.42 €) Se debe a Veterinaria CardioImagen
Tratamiento de emergencia día 1 + internamiento 291.00 soles (36.58 €) Se debe a Veterinaria CardioImagen
Latitas Hills (Primero A/D y luego L/D) – Se necesitan 1 1/2 lata por día por 10 días más. 21.00 soles cada lata (5.53 €) 315.00 soles (82.89 €) Se necesita para comprar.
TOTAL:

1051.00 soles (236.55 €)

+ 50€ de comisión + coste de tranferencias

TOTAL NECESARIO:

286,55€

 

Yo, como promotora del proyecto he asumido el pago de los gastos del primer tratamiento de Safiro y estoy pagando y pagaré los tratamientos diarios y la comida especial:

Concepto Precio  
Tratamiento diario (inyectables) cada 12 horas por 10 días – 60.00 soles por día (15.79 € diarios) 600.00 soles (157.9 €  por los 10 días) Será pagado por mí, Karen Sánchez.
Compra de medicinas para ponerle suero, jarabe estimulante del apetito y Felovite (vitaminas)  150.00 soles (39.47 €) Ha sido pagado por mí, Karen Sánchez.

De todos los gastos y pagos efectuados a la veterinaria, se presentará un comprobante de ventas y se subirán fotos con el progreso de la salud de Safiro. Desde ya, muchas gracias por tu ayuda! 

Adjunto informe médico:


Me llamo Karen Sánchez, tengo 26 años de edad, soy abogada de profesión y desde los 15 años de edad rescato animalitos de la calle que tienen algún problema de salud, los cuido hasta que estén completamente sanos, los esterilizo y luego los doy en adopción, buscando hermosas familias que permitan cambiar y cerrar por completo estas historias de amor hacia nuestros hermanos pequeños de cuatro patas, que aunque muchos se olviden de ello, son seres vivos que sufren, sienten hambre, dolor, miedo pero también alegría y agradecimiento.

También promuevo las campañas de esterilización en Lima, buscando que se organicen y cobren a costo social las cirugías de esterilización (a 40 soles o 10.53 €), ayudo a organizarlas en diversos puntos de Lima y pago por la esterilización de animalitos de la calle, para que aunque no pueda recogerlos y cambiarles del todo la vida, sí puedo evitar que sigan reproduciéndose, sufriendo más por tener una gestación y un parto en las calles y trayendo más animalitos sin hogar a este mundo a sufrir.

Promuevo las campañas de adopción y sobretodo promuevo la concietización de las personas de que no compren animales sino que los adopten. No estoy a favor de los albergues pues considero que esa no es la solución, sino la esterilización y conscientizar a la gente en la tenencia responsable de mascotas. Actualmente tengo 8 gatos y 6 perros a mi cargo, de los cuales 5 de ellos buscarán hogar y los otros 9 ya se quedaron permanente conmigo por tener problemas de salud que harían inviable su adopción, pero soy consciente que no puedo tener más a mi cargo permanentemente; además que los bebés se quedan conmigo desde su rescate hasta su adopción.

Nunca he pedido ayuda para poder llevar adelante los casos de los animalitos que rescato (más allá de pedir ayuda a mi familia) porque siempre he trabajado para poder pagar los gastos o he realizado actividades para pagar los gastos de mis rescatados; por ello, siempre he rescatado solo un peludito por vez, esta vez se me cruzaron en frente tres casos críticos: Safiro, Scar y Flaca, por lo que tendré que acudir a pedir ayuda por los tres para poder sacarlos adelante, pero sé que estos bebés bellos saldrán adelante y su vida ya empezó a cambiar por completo.

A veces me preguntan por qué rescato animales y me dicen que porque no lo hago con niños. También realizo labor de ayuda con niños de escasos recursos económicos y pertenezco al voluntariado de Aldeas Infantiles Perú, pero ahí mi inversión es de tiempo, porque hay muchas asociaciones y el Estado ayuda a estos niños; en cambio, los animales en mi país son los más olvidados porque hasta el Estado se olvida de que son seres vivos.

Muchos me dicen que rescatar a un animal no cambio nada porque hay muchos más en la calle sufriendo y tristemente es verdad, por eso ayudo y promuevo campañas de esterilización y adopciones, pero además siempre les digo: “SALVAR A UN ANIMAL NO CAMBIARA EL MUNDO, PERO SÍ CAMBIARÁ EL MUNDO DE ESE ANIMAL” 

Gracias por ser parte del cambio y del grupo de personas que reconocen en los animales lo que son: seres vivientes que sienten y necesitan de nosotros!

 

Comentarios

Deja un comentario

Colaboradores (0)