¡Colabora donando y participa en sorteos!

Bosque de variedades tradicionales de fruta

bosque-v bosque-v-2 bosque-v3 bosque-v4

Juntos protegemos la naturaleza y el patrimonio rural recuperando variedades tradicionales de frutales casi extinguidos

Promovido por: Rosa Barraso

Rosa Barraso

32 donativos recibidos

1345€ recaudados de 4500€

Finalizado
el día 30/04/2018

07/07/2018: 3ª actualización

La campaña de micromecenazgo ha terminado y hemos conseguido 1.345€. Queremos agradecer a todas las personas que habéis colaborado con cada Euro y a las que nos habéis mandado muestras de cariño y apoyo para seguir adelante en este proyecto. No hemos conseguido todos los fondos que necesitábamos, pero estamos agradecidos igualmente pues ha sido suficiente para pagar la mitad del sondeo y el depósito de agua. El sondeo nos provee de agua suficiente para nuestras necesidades. El depósito lo acabamos de terminar y se ha convertido en una magnífica estupa. Con ella queremos rendir homenaje al agua y que nos ayude a recordar cada día que el agua es la fuente de la vida.

El bosque de variedades tradicionales de fruta ha experimentado una preciosa transformación con la llegada de la primavera y el verano. En primavera todo se vistió de verde y las flores cubrieron el suelo. Cada vez hay más diversidad de especies y los árboles despertaron con fuerza dando las primeras flores. Algunos frutales nos dejarán que probemos las primeras frutas. Ya vemos madurar algunas manzanas, albaricoques, ciruelas o nectarinas.

Así, enviamos nuestra gratitud a todas las personas que nos apoyan en este camino y a los amantes de la naturaleza que intentan recuperar el equilibrio con ella.

 

Hoy quiero hablaros de las personas que me han motivado a la hora de llevar a cabo este proyecto, esas personas que me han marcado por su sabiduría y experiencia y que me han dado la fuerza y el coraje para perseguir aquello que realmente me gustaba, a pesar de las dificultades que pudieran aparecer.

Masanobu Fukuoka, el “padre” de la agricultura natural, que nos habla en sus preciosos libros de cómo cultivar en armonía con el entorno. Pero sobre todo, porque hace incapie en que cuidando la naturaleza, en realidad, estamos cuidando de nuestro cuerpo y nuestra alma.

Ignacio Abella, un druida que nos inspira para que sigamos admirándonos con el bosque y con la vida que en él habita. Que nos enseña a observar tanto a cada individuo como al conjunto y a admirarnos con la complejidad de sus interacciones. Que nos anima a respetar el bosque y a cuidarlo como estilo de vida. Los humanos podemos compartir este planeta con el resto de seres vivos sin tener que destruirlos para nuestro beneficio.

Los padres de la permacultura, David Holmgren y Bill Mollison y Leff Lawton. Con su determinación por dar a conocer soluciones concretas de diseño y práctica para una vida sostenible me dieron innumerables herramientas que han hecho posible llevar a cabo este proyecto. La permacultura nos enseña a observar la naturaleza y respetar sus principios para vivir nuestra vidas en armonía con el entorno.

La comunidad de El Bosque Habitado de Radio 3, todos los domingos a las 11 de la mañana. Su presentadora, María José Parejo Blanco y las colaboradoras como Joaquín Araujo, Gustavo Duch, Stefano Mancuso, Francis Hallé, José María Galan, Carmen Briongos, Yayo Herrero, Rosa Villalba entre otras muchas. Cada semana nos recuerdan que estamos en el buen camino, que a nuestra generación le toca recuperar el medio ambiente que diezmo la revolución industrial. Nos dan el refuerzo positivo que necesitamos cuando aparecen las dificultades. Nos inspiran para encontrar las soluciones.

Mi abuela, aunque quizá no es muy consciente de ello. La persona que me enseñó por primera vez las cosas del campo. Una mujer fuerte y decidida que siguió su camino para poder alimentar a su familia y darle siempre lo mejor. Me ha ayudado a conectarme con las raíces de mis antepasados e intentar imaginar cómo vivieron vidas simples pero en armonía con el entorno.

Los movimientos sociales como el 15M, la Lucha Campesina, el Movimiento Sin Tierra y jornadas y encuentros orientadas a dar visibilidad al mundo rural y animar a las personas de las ciudades a “Dar el Salto”. Encendieron la chispa para saber que el cambio es posible, que hay vida en los pueblos y que el retorno a la tierra es uno de las posibilidades a seguir para quienes queremos dejar a nuestros hijos un mundo de abundancia. Me enseñaron a pensar soluciones locales a los problemas globales.  

Festivales como el Boom Festival que abrieron mis ojos y mi creatividad para imaginar otra realidad y otra forma de sociedad y de relación con la naturaleza. Por ser tan internacional nos enseña que hay cientos y miles de personas que, como nosotros, quieren cuidar el entorno y el bosque como forma de vida.

Sadhana Forest, un proyecto de reforestación en la ecoadea Auroville en India. Me inspiró su determinación por recuperar el bosque en medio del desierto y también sus principios básicos: no violencia y no competición, llevados a todas las facetas de la vida como la educación (nonschooling) o la alimentación (veganismo). Funciona bajo la economía de la donación y ha demostrado que otra forma de relacionarnos los humanos y con el bosque es posible.

A todas estas personas, les doy las GRACIAS por poner sus manos, su mente y su corazón en todo lo que hacen.

Fotografía: Ramon Aranguren

Hay profesiones muy importantes para la sociedad pero que son muy ingratas por estar mal pagadas y poco reconocidas. Por ejemplo, los médicos o los maestros. Pero también podemos incluir los “planta-árboles”, que ni siquiera se reconoce como profesión y desde luego no te pagan por ello. Aun así Antonio y yo hemos hecho de plantar árboles el centro de nuestra vida. ¿Por qué? Porque plantar árboles puede ser la solución para muchos de los problemas que enfrentan actualmente nuestro planeta y la humanidad. Plantando árboles podemos reducir la desigualdad económica y los conflictos sociales y frenar la desertificación y el proceso de cambio climatico del planeta. Los árboles serán el mejor regalo que podamos dejar a nuestros hijos.

¿Cómo hacen todo esto los árboles?

Plantar árboles es plantar lluvia. Son los árboles los que posibilitan la aparición de humedad en el aire, además de segregar sustancias químicas necesarias para provocar que esa humedad precipite en forma de lluvia.

Plantar árboles es proteger el suelo. Su sombra protege de los fuertes rayos de sol del verano, manteniendo la humedad en el suelo. En invierno, debajo de los árboles no hay heladas por lo que permiten que otras especies sobrevivan a pesar de las bajas temperaturas. Protege también en caso de lluvia torrencial, pues las ramas captan las gotas de agua que caen al suelo con menos fuerza, lo que posibilita que el suelo absorva la lluvia. Sus largas raíces bombean agua hacia la superficie, disponibilizando la humedad que otras especies necesitan. Por todo ello, cuando talamos árboles estamos creando un desierto.

Plantar árboles es ayudar a otras especies. Los bosques dan cobijo a miles de animales y otras plantas, que encuentran en ellos comida y refugio para procrear y vivir. Los bosques y selvas son los ecosistemas con mayor diversidad de vida.

Plantar árboles es plantar comida de calidad. La fruta es el mejor alimento que puede comer el hombre, nos aporta la energía, las vitaminas y los minerales que necesitamos. Nuestros primos los monos son frugívoros.

Plantar árboles es tener aire limpio. Los árboles nos dan el oxígeno que necesitamos para respirar y filtran las sustancias nocivas del aire.

Plantar árboles es plantar personas. Sí, los árboles no hacen felices, mejoran nuestro estado de ánimo, nuestra salud y nuestro bienestar en general. Cuando te sientas estresado o triste sal al campo y haz la prueba.

 

Presentación  

VERSIÓN EN CASTELLANO (VER EM PORTUGUÊS)(SEE IN ENGLISH)

Somos Rosa y Antonio. Junto con nuestros hijos estamos recuperando el entorno natural y el patrimonio rural y etnográfico en una finca de 2ha. en La Raya, frontera hispano-lusa entre Sur de Cáceres y Norte Alentejo.

En tres años hemos plantado 250 árboles y arbustos. La mayoría son variedades de fruta casi extinguidas. Queremos crear un sistema eficiente y resiliente de agua para abastecer sus necesidades.

¿Por qué hemos plantado tantos árboles? Por dos razones.

Porque queremos recuperar los recursos naturales de la zona, esto es, el suelo, el agua, la fauna y la flora. Queremos aumentar la biodiversidad y recuperar el equilibrio natural en un terreno donde la vegetación y los recursos hídricos han soportado durante muchos años el pastoreo extensivo de animales. Una zona a su vez, despoblada desde que hace varias décadas sus moradores migraron a las ciudades.

Porque queremos ayudar en la conservación del patrimonio rural y etnográfico a través de la variedades frutales propias de la Península Ibérica, las cuales, están en riesgo de desaparición por no tener interés para la industria alimentaria.

Para alcanzar nuestro primer objetivo estamos creando un bosque con técnicas de permacultura y de agricultura regenerativa. Para crear un bosque necesitamos un suelo rico, agua, flora y fauna. Ya hemos empezado a aumentar la riqueza del suelo aportando materia orgánica. Plantamos abono verde que cortamos y dejamos en la tierra para que se descomponga. Aportamos el material procedente del vermicompost del baño seco. Cortamos y dejamos en el suelo (chop and drop) las ramas de plantas como la retama y el tagasaste. Para ayudar a fijar el nitrógeno y dar soporte al resto, plantamos algarrobos y tagasastes alrededor de los árboles. Y para alejar plagas y enfermedades plantamos especies medicinales, por ejemplo, el saúco. Asimismo, acolchamos el suelo para protegerlo y fomentar la vida de los hongos. 

La gestión del agua en el bosque comestible queremos que sea eficiente y podamos llegar a abastecer las necesidades de los árboles durante todo el año. Lo primero es captar y almacenar cuanta más agua de lluvia sea posible. Para ello contamos con un “swale” (zanja) en una curva de nivel que filtra agua en el subsuelo, aumentando el nivel freático en el bosque. También hemos excavado dos lagos y una presa que, de momento, se secan en verano debido a la evaporación y la filtración. Este invierno hemos plantado árboles alrededor y el próximo verano esperamos mejorar estas estructuras aumentando la profundidad y cubriendo el fondo con arcilla. Con estas técnicas esperamos aumentar la disponibilidad de agua a medio plazo para evitar tener que regar los árboles cuando alcancen 5 o 6 años. .En el corto plazo, intentamos tener agua disponible a partir de diferentes formas de captación y retención.

Por ahora, regamos cada individuo del bosque con manguera, uno a uno, desde junio hasta septiembre. Seguimos la estrategia: “más agua, cada más tiempo”. En cada individuo, llenamos un alcorque excavado alrededor cada dos semanas. De esta forma los árboles crean sistemas de raíces más largas, lo que hace que sean más resistentes a periodos de escasez de agua. Por ahora, el único agua con que contamos para ello proviene de una fuente natural situada en una finca vecina. Mediante una bomba impulsamos el agua a dos depósitos de 240 litros. A través de una red de tubos, llevamos el agua al bosque donde contamos con un depósito de 1000 litros.

Sin embargo, todavía no somos resilientes. La sequía existente y las previsiones de que cada vez lloverá menos, hacen con que tengamos que construir sistemas para captar y almacenar más agua. Además, tampoco sabemos hasta cuando nuestro vecino nos dejará abastecernos de la fuente natural y utilizarla en exclusiva para sus animales.

Por ello, necesitamos mejorar el sistema con un pozo de sondeo y un depósito de 1000 litros para conseguir ser resilientes en los meses secos de verano y poder regar los árboles y arbustos.

Para aumentar la flora hemos plantado más de 250 árboles y arbustos. Este es nuestro segundo objetivo. Tratamos de recuperar y proteger el patrimonio vegetal que ha sido parte de la cultura humana durante siglos. Variedades de fruta que han alimentado generaciones enteras y que se están extinguiendo. Las causas de esta pérdida de patrimonio etnográfico son muchas pero podemos destacar el limitado interés comercial que tienen estas variedades. La industria prioriza sólo unas pocas variedades más rentables de producir y llamativas para el gran consumidor. Pongamos como ejemplo los manzanos. Apenas se encuentran 5 o 6 variedades de manzana en los mercados, fuji, golden, starking, royal gala y reineta. Pero sólo en Portugal existen más de 70 variedades locales y tradicionales de manzana. Por ello, hemos plantado manzanas que reciben nombres tan llamativos como Porta da loja, Pipo de Basto, Roxelia, Príncipe, Pardo Lindo, Verdedoncella o Espariega de Ademuz. Todas ellas constituyen un viaje por diferentes texturas, olores y sabores que queremos que las próximas generaciones puedan disfrutar.

La gestión de los árboles queremos que sea en equilibrio con el entorno, por ello, estamos reproduciendo el bosque mediterráneo teniendo en cuenta los diferentes niveles que existen en la naturaleza. Por eso, además de árboles frutales plantamos arbustos, hierbas, trepaderas, plantas acuáticas y plantas de raíz que crean un ecosistema rico y diverso.

Por ahora, la mayoría de ejemplares los hemos adquirido en viveros, comprando árboles ya injertados con la variedad tradicional. Cada vez más estamos adquiriendo pies de injerto que después injertamos nosotros con variedades locales. El siguiente paso es realizar nosotros la reproducción completa de los árboles. Por ello, tenemos proyectado la construcción de un invernadero para poder reproducir árboles y plantas locales.

Una vez haya flora establecida en el bosque la fauna aparecerá por sí propia. Los animales salvajes encontrarán en el bosque comida y cobijo. Para ayudar en el proceso hemos creado, además, refugios con palos y palets y estamos en proceso de hacer casitas para que las aves aniden.

Esta es, por ahora, la historia de cómo intentamos crear el equilibrio en el que personas, animales y plantas vivamos en armonía. Iremos actualizando los avances…


PORTUGUÊS

Somos a Rosa e o António. Juntamente com os nossos filhos, estamos a recuperar a envolvente natural e património rural e etnográfico numa quinta de 2 ha na Raia, fronteira Hispano-Portuguesa entre o sul de Cáceres e o Norte Alentejo. Em três anos plantamos 250 árvores e arbustos. Uma boa parte são variedades de frutas quase extintas. Queremos criar um sistema de água eficiente e resiliente para atender às suas necessidades.

Por que plantamos tantas árvores? Por dois motivos.

  1. Porque queremos recuperar os recursos naturais da área, isto é, solo, água, fauna e flora. Queremos aumentar a biodiversidade e recuperar o equilíbrio natural numa terra onde a vegetação e os recursos hídricos sofreram durante muitos anos o pastoreio extensivo de animais. Uma área por sua vez, despovoada desde que seus moradores migraram para as cidades há várias décadas.
  2. Porque queremos ajudar na conservação do património rural e etnográfico através das variedades de fruta da Península Ibérica, que estão em risco de desaparecer porque não têm interesse para a indústria alimentar.

Para alcançar o primeiro objetivo, estamos a criar um bosque com técnicas de permacultura e agricultura regenerativa. Para criar um bosque, necessitamos de um solo rico, água, flora e fauna. Já começamos a aumentar a riqueza do solo, contribuindo com matéria orgânica. Plantamos adubo verde que cortámos e deixámos no chão para que se decomponha. Contribuímos com a vermicompostagem do material de uma casa de banho seca. Cortamos e deixamos no chão (chop and drop) os ramos de plantas fixadoras de nitrogénio, como a giesta e o tagasaste. Para ajudar a fixar o nitrogénio e apoiar as outras árvores, plantamos alfarrobas e tagasastes à volta das árvores de fruto. E para afastar pragas e doenças, plantamos espécies medicinais, por exemplo, sabugueiro. Além disso, cobrimos o solo para protegê-lo e incentivar a vida dos cogumelos.

Queremos que a gestão de água no bosque comestível seja eficiente e que permita satisfazer as necessidades das árvores ao longo do ano. A primeira estratégia é capturar e armazenar a maior quantidade possível de água da chuva. Para isso, temos um “swale” (bacia de infiltração)  numa curva de nível que infiltra a água no subsolo, aumentando o nível freático na zona do bosque. Também escavámos dois lagos e uma pequena barragem que por enquanto ainda secam no verão devido à forte evaporação e filtração. Neste inverno, plantámos árvores ao redor dos lagos e no próximo verão esperamos melhorar essas estruturas aumentando a sua profundidade e cobrindo o fundo com argila. Com essas técnicas, esperamos aumentar a disponibilidade de água no solo a médio prazo para evitar ter que regar as árvores quando atingirem 5 ou 6 anos e enquanto não chegamos a essa fase ter água disponível a partir de diferentes tipos de captação.

Por enquanto, regamos cada indivíduo no bosque com uma mangueira, uma a uma, de junho a setembro. Seguimos a estratégia: “mais água, menos vezes”. Em cada indivíduo, enchemos a caldeira de duas em duas semanas. Desta forma, as árvores criam sistemas de raízes mais resistentes e mais compridas, o que torna as árvores mais resistentes aos períodos de escassez de água. Por enquanto, a única água que temos disponível vem de uma fonte natural localizada numa quinta vizinha. Por meio de uma bomba, bombeamos a água para dois tanques de 240 litros situados num ponto alto. Através de uma rede de tubos, levamos a água para o bosque onde temos um tanque de 1000 litros.

No entanto, ainda não somos resilientes. A seca existente e as previsões de que cada vez choverá menos fazem com que tenhamos que construir sistemas para capturar e armazenar mais água. Além disso, não sabemos até quando o nosso vizinho nos deixará abastecer na fonte natural e passará a usá-la exclusivamente para seus animais.

Portanto, precisamos melhorar o sistema com um poço artesiano e um depósito de 10.000 litros para conseguir ser resilientes nos meses secos de verão e poder regar as árvores e os arbustos de forma não deficitária.

Para aumentar a flora, plantamos mais de 250 árvores e arbustos. Este é o nosso segundo objetivo. Tratamos recuperar e proteger o património vegetal que faz parte da cultura humana há séculos. Variedades de frutas que alimentaram gerações inteiras e que se estão extinguindo. As causas dessa perda do património etnográfico são muitas, mas podemos destacar o interesse comercial limitado que essas variedades têm. A indústria prioriza apenas algumas variedades mais lucrativas e atraentes para o grande consumidor. Tomemos o exemplo das macieiras. Apenas 5 ou 6 variedades de maçã podem ser encontradas nos mercados, fuji, golden, starking, real gala e reineta. Mas, apenas em Portugal existem mais de 70 variedades de maçãs locais e tradicionais. Por esta razão, plantamos maçãs que recebem nomes tão marcantes como Porta da loja, Pipo de Basto, Roxelia, Príncipe, Pardo Lindo, Costa, Verdedoncella ou Espariega de Ademuz. Todos eles constituem uma jornada através de diferentes texturas, cheiros e gostos que queremos que as próximas gerações possam desfrutar.

Queremos que a gestão das árvores de fruto seja feita em equilíbrio com o ambiente envolvente, portanto, tentamos reproduzir o bosque mediterrâneo levando em consideração os diferentes níveis que existem na natureza. Portanto, além de árvores frutíferas, plantamos arbustos, herbáceas perenes, plantas trepadeiras, plantas aquáticas e raízes que criam um ecossistema rico e diversificado.

Por enquanto, a maioria dos exemplares foi comprada em viveiros especializados, comprando árvores já enxertadas com a variedade tradicional apesar de enxertadas em porta-enxertos vigorosos. Cada vez mais, estamos adquirindo porta-enxertos que depois enxertamos com variedades locais. O próximo passo é realizar a reprodução completa das árvores. Portanto, planeamos a construção de uma estufa para reproduzir árvores e plantas locais.

Uma vez que a flora esteja estabelecida no bosque, a fauna aparecerá por si própria. Os animais selvagens encontrarão no bosque comida e abrigo. Para ajudar no processo também criámos abrigos com paus e paletes e estamos no processo de fazer casas para que as aves aninhem.
Isto é, por enquanto, a história de como tentamos criar o equilíbrio em que pessoas, animais e plantas vivem em harmonia. Iremos atualizar os avanços …


ENGLISH

We are Rosa and Antonio. Together with our children we are recovering the natural environment and rural and ethnographic heritage in a 2ha farm in La Raya, Spanish-Portuguese border between South of Cáceres and North Alentejo.

In three years we have planted 250 trees and shrubs. Most are almost extinct fruit varieties. We want to create an efficient and resilient water system to supply its needs.

Why have we planted so many trees? For two reasons.

  1. Because we want to recover the natural resources of the area, that is, the soil, water, fauna and flora. We want to increase biodiversity and recover the natural balance in a land where vegetation and water resources have endured for many years the extensive grazing of animals. An area in turn, depopulated since its residents migrated to the cities several decades ago.
  1. Because we want to help in the conservation of the rural and ethnographic heritage through the fruit varieties of the Iberian Peninsula, which are at risk of disappearing because they have no interest for the food industry.

To achieve our first objective we are creating a forest with permaculture techniques and regenerative agriculture. To create a forest we need a rich soil, water, flora and fauna. We have already begun to increase soil richness by contributing organic matter. We plant green manure that we cut and leave on the ground so that it decomposes. We provide the material from the vermicompost of the compost toilet. We do chop and drop with the branches of plants such as broom and tagasaste (tree lucerne). To help fix the nitrogen and support the rest, we plant carob trees and tagasastes around the trees. And to ward off pests and diseases we plant medicinal species, for example, elderberry. Also, we mulch the soil to protect it and encourage the life of the mushrooms.

The management of water in the edible forest we want to be efficient and enought to supply the needs of the trees throughout the year. The first thing is to capture and store as much rainwater as possible. For this we have a swale in a level curve that filters water in the subsoil, increasing the water table in the forest. We have also excavated two lakes and a dam that, for the moment, dry in summer due to evaporation and filtration. This winter we have planted trees around and next summer we hope to improve these structures by increasing the depth and covering the bottom with clay. With these techniques we hope to increase water availability in the medium term to avoid having to water the trees when they reach 5 or 6 years. In the short term, we try to have water available from different forms of catchment and retention.

For now, we water every individual in the forest with a hose, one by one, from June to September. We follow the strategy: “more water, every time“. In each individual,  every two weeks we fill a tree well mat dug around the trees. In this way the trees create longer root systems, which makes them more resistant to periods of water scarcity. For now, the only water we have for it comes from a natural source located in a neighboring farm. By means of a pump we drive the water to two tanks of 240 liters. Through a network of pipes, we take the water to the forest where we have a 1000 liter tank.

However, we are still not resilient. The existing drought and the predictions that each time will rain less, make us have to build systems to capture and store more water. In addition, we do not know until when our neighbor will let us water from the natural source and when is going to decide to use it exclusively for his animals.

Therefore, we need to improve the system with a well and a deposit of 10,000 liters to get resilient in the dry summer months and be able to water the trees and shrubs.

To increase the flora we have planted more than 250 trees and shrubs. This is our second objective. We try to recover and protect the plant heritage that has been part of human culture for centuries. Varieties of fruit that have fed whole generations and that are becoming extinct. The causes of this loss of ethnographic heritage are many but we can highlight the limited commercial interest that these varieties have. The industry prioritizes only a few more profitable and attractive varieties for the big consumer. Let’s take the example of apple trees. Only 5 or 6 varieties of apple are found in the markets, fuji, golden, starking, royal gala and pippin. But only in Portugal there are more than 70 local and traditional apple varieties. For this reason, we have planted apples that receive such striking names as Porta da loja, Pipo de Basto, Roxelia, Príncipe, Pardo Lindo, Verdedoncella or Espariega de Ademuz. All of them constitute a journey through different textures, smells and tastes that we want the next generations to enjoy.

The management of trees we want to be in balance with the environment, therefore, we are reproducing the Mediterranean forest taking into account the different levels that exist in nature. Therefore, in addition to fruit trees we plant shrubs, herbs, climbing plants, aquatic plants and root plants that create a rich and diverse ecosystem.

For now, most trees have been purchased in nurseries, buying trees already grafted with the traditional variety. Increasingly we are acquiring graft feet that we then graft ourselves with local varieties. The next step is to realize the complete reproduction of the trees. Therefore, we have planned the construction of a greenhouse to reproduce local trees and plants.

Once flora is established in the forest, the fauna will appear on its own. Wild animals will find food and shelter in the forest. To help in the process we have also created shelters with sticks and pallets and we are in the process of making houses for the birds to nest.

This is, for now, the story of how we try to create the balance in which people, animals and plants live in harmony. We will update the progress

VERSIÓN EN CASTELLANO (VER EM PORTUGUÊS)(SEE IN ENGLISH)

El dinero recaudado se destinará en mejorar un sistema de agua eficiente y resiliente.

Se va a realizar un pozo de sondeo. Con la ayuda de una bomba solar vamos a almacenarla en un depósito de 10.000 litros. Haremos así frente a las necesidades de agua de los árboles durante la temporada seca de verano. 

Los costes mínimos a los que tenemos que hacer frente son:

Pozo de sondeo realizado por una empresa local: 2000€

Bomba solar junto con equipos eléctricos necesarios: 2000€

Depósito de 10.000 litros: 500€

En caso de recaudar más fondos, éstos serán utilizados para financiar la construcción de un invernadero donde nosotros mismos haremos la reproducción de árboles y plantas autóctonos y de variedades locales.


PORTUGUÊS

O dinheiro arrecadado destinar-se-á à criação de um sistema de água eficiente e resiliente.

Será realizado um poço artesiano. Com a ajuda de uma bomba solar, vamos armazenar a água num tanque de 10 000 litros colocado num sítio alto. Assim, faremos face às necessidades de água das árvores durante a estação de verão seca.

Os custos mínimos que temos de enfrentar são:

Poço artesiano realizado por uma empresa local: 2000 €
Bomba solar juntamente com o equipamento elétrico necessário: 2000 €
Depósito de 10 000 litros: 500 €

No caso de obtermos mais fundos, estes serão utilizados para financiar a construção de uma estufa onde nós mesmos faremos a reprodução de árvores, plantas autóctones e variedades locais.


ENGLISH

The money raised will go towards improving an efficient and resilient water system.A well is going to be made. With the help of a solar pump we will store it in a 10,000 liter tank. We will thus face the water needs of the trees during the dry summer season.The minimum costs we have to face are:Well carried out by a local company: € 2000

Solar pump together with necessary electrical equipment: € 2000

10,000 liter tank: € 500

In case of raising more funds, these will be used to finance the construction of a greenhouse where we ourselves will make the reproduction of trees and plants of local varieties.

VERSIÓN EN CASTELLANO (SEE IN ENGLISH)

Me llamo Rosa, por mis venas circula sangre extremeña y aunque crecí en Madrid, desde que recuerdo siempre me preocupó la situación del medio rural. Estudié Derecho y Empresariales y pronto me di cuenta que quería volcar mi formación hacia la solidaridad. Me formé en Cooperación Internacional al Desarrollo y trabajé varios años en proyectos de desarrollo rural en África. Hasta que decidí que quería volver a mis raíces y poner toda mi energía en el medio rural de primera mano. Así que me fui a vivir a La Raya, una zona fronteriza entre España y Portugal, donde mi familia materna tiene sus orígenes, entre el Sur de Cáceres y el Norte Alentejo. Conocí a Antonio, un portugués con las mismas preocupaciones y sueños que yo y juntos empezamos este proyecto en 2014. Le llamamos Terra Purna (Tierra Integral), pues es un proyecto de desarrollo integral de animales, plantas y personas. La familia creció con el nacimiento de Arun y Nabia. Juntos queremos proteger el medio ambiente y el patrimonio rural, que serán la riqueza de las próximas generaciones.

Si quieres saber más sobre el proyecto visita nuestra web www.terrapurna.webnode.pt


ENGLISH

My name is Rosa, Extremadura blood runs through my veins and although I grew up in Madrid, since I remember I was always worried about the situation of the rural environment. I studied Law and Business and soon I realized that I wanted to turn my training towards solidarity. I trained in International Development Cooperation and worked for several years in rural development projects in Africa. Until I decided that I wanted to go back to my roots and put all my energy into the rural environment at first hand. So I went to live in La Raya, a border area between Spain and Portugal, where my mother’s family has its origins, between the South of Cáceres and the North Alentejo. I met Antonio, a Portuguese with the same concerns and dreams as me and together we started this project in 2014. We call it Terra Purna (Integral Land), because it is a project of integral development of animals, plants and people. The family grew with the birth of Arun and Nabia. Together we want to protect the environment and rural heritage, which will be the wealth of the next generations.

If you want to know more about the project visit our website www.terrapurna.webnode.pt

Comentarios

Una respuesta a “Bosque de variedades tradicionales de fruta”

  1. Fegdlc dice:

    Es tan poco habitual y tan importante volver a equilibrar el Planeta con las especies vegetales y animales autoctonas que vuestras acciones ya reales y constructivas me alegran el espíritu. Ojalá mas personas aprecien lo importante de iniciativas como la vuestra y la generosidad de que querais dejar para otros cosas que si no se perderán. Gracias Rosa y Antonio.

Deja un comentario

Colaboradores (32)

anónimo
Anónimo
17/02/18

5€
anónimo
Anónimo
17/02/18

50€
anónimo
Anónimo
17/02/18

200€
anónimo
Anónimo
18/02/18

50€
anónimo
Anónimo
19/02/18

20€
anónimo
Anónimo
20/02/18

20€
anónimo
Anónimo
20/02/18

20€
anónimo
Anónimo
20/02/18

5€
Elia
Elia
20/02/18

50€
anónimo
Anónimo
21/02/18

200€
anónimo
Anónimo
22/02/18

20€
anónimo
Anónimo
22/02/18

60€
AntoniayEugenio
50€
anónimo
Anónimo
23/02/18

10€
anónimo
Anónimo
25/02/18

15€
anónimo
Anónimo
26/02/18

20€
dperalesferrera
dperalesferrera
27/02/18

Mucha suerte con el proyecto prima !!!!
50€
anónimo
Anónimo
27/02/18

20€
anónimo
Anónimo
04/03/18

20€
anónimo
Donativo offline
07/03/18

Donado por Roman Milich
10€
Maria Bonito
Maria Bonito
10/03/18

40€
anónimo
Anónimo
11/03/18

20€
anónimo
Anónimo
13/03/18

50€
anónimo
Anónimo
20/03/18

100€
anónimo
Anónimo
22/03/18

30€
anónimo
Donativo offline
22/03/18

Donativo de Marta F.M.
55€
anónimo
Anónimo
22/03/18

20€
anónimo
Anónimo
24/03/18

20€
anónimo
Anónimo
25/03/18

15€
Iballa Sanchez
40€
anónimo
Donativo offline
07/04/18

Arminda
40€
Almudena
Almudena
12/04/18

Haced posibles nuestros sueños en otros
20€