¿Qué significa ser solidario?

Dice la DRAE que ser solidario es estar adherido o asociado a la causa, empresa u opinión de alguien (lo dice aquí). Es decir, que según nuestro diccionario, para ser solidario, es necesario serlo de algo.

No puedes ser solidario. Así, sin más.

No quisiera llevar la contraria a un grupo de personas influyentes y adultas que ocupan sillones con forma de letras de abecedario.

Pero lo voy a tener que hacer (me perdonen), y es que, yo no estoy del todo de acuerdo con eso.

¿De dónde viene la palabra solidaridad?

La palabra tiene sus raíces en el latín, en el adjetivo “solidus”, que significa sólido (firme, entero, compacto). Por lo tanto, solidario se refiere a la cualidad de aquello que se mantiene compacto y/o entero.

Con el paso del tiempo, del uso y de los contextos, las palabras se van llenando de connotaciones más o menos fieles a su origen, pudiendo entrar en ocasiones en una degradación mediática del término más o menos intencional.

Me gustaría reivindicar en este espacio el origen primitivo del término, ya que es el más se acerca a mi concepción del significado, y el que utilizamos a lo largo y ancho de nuestra plataforma web.

¿Por qué algo sólido y compacto?

El mundo es sólo uno. El planeta Tierra, por el momento, es el único hábitat que tenemos para coexistir todos los seres humanos que en él nos hayamos.

Por lo tanto, entiendo el concepto de solidaridad como la capacidad de mantener el derecho a la vida (con todo lo que ello conlleva) que tenemos todas las personas que compartimos este comparativamente minúsculo hogar.

Es curiosa la necesidad de reivindicar el derecho a la vida cuando es la propia vida la única que nos permite existir, la que tiene la exclusiva capacidad inherente de negarnos o arrebatarnos este derecho:

Reivindicando el derecho a la vida, también nos acogemos a la obligación de la muerte.

Una de tantas paradojas que hay que aceptar y asumir. La cual hace que no haya persona en el planeta que no crea en este derecho. Podemos debatir, y de hecho se debaten, otros tantos otros.

Pero el derecho a vivir, desde el momento en el que naces, es un derecho indiscutiblemente adquirido, que absolutamente nadie tiene autoridad para arrebatártelo.

Es lo que nos UNE, COMPACTA y SOLIDIFICA como especie humana, respetar esta sencilla y objetiva cuestión.

Entonces, ¿qué es ser solidario?

A pesar de lo comentado en el anterior bloque, durante la historia de la humanidad, pocos o ninguno han sido los momentos en los que las personas en su totalidad nos hemos podido sentir pertenecientes a un mismo organismo compacto y firme.

Independiente de razas, sexos, fronteras, idiomas, religiones, características, clases sociales, y un largo etc.

Aquellos atisbos de sentimiento de unidad solamente se ven incrementados cuando las injusticias han sido desproporcionadas en genocidios o masacres de gran magnitud. Parece que el derecho a la vida en su plenitud solo hubiera de corresponder a nuestros iguales.

Entiéndase por “iguales” aquello que por la ideología, barrera contextual o experiencia personal cada uno entienda. Y yo me niego a creer que la solidaridad sea esto último. No sé hasta qué punto puede ser uno solidario, si solamente lo es con los suyos.

A ver si al final iba a tener razón M. Rajoy, y…

Una cosa es solidario, y otra cosa, ser solidario a cambio de nada.

No puede haber solidaridad sin igualdad de oportunidades

Todos las personas tenemos derecho al amor, a satisfacer las necesidades básicas, al sentimiento, a la emoción, a la libertad, al pensamiento, y en definitiva, a todo aquello que nos hace VIVIR sin paliativos.

Con todos aquellos a los que su situación les ha negado estos derechos, debemos sentirnos responsables y en la obligación de ser SOLIDARIOS.

Lo cierto es que en este planeta convivimos en situaciones desiguales y todos tenemos la oportunidad, en base a lo humano o lo divino, cada cuál verá, de realizar nuestro aporte, por pequeño que sea, para que este “solidus” pueda seguir existiendo en armonía e igualdad.

Piénsalo por un momento:

¿Podrías ser feliz, si fueras la única persona feliz a tu alrededor?

Lo dudo.

¿Quiere decir eso que seas responsable de las desdichas de los demás?

También lo dudo.

Pero es obvio que, ayudarles dentro de tus posibilidades, también te ayudará a ti.

Opciones y ejemplos para ser solidario

Bueno, si a estas alturas no te has dado cuenta, Kukumiku es una plataforma de crowdfunding solidario. Si quieres ser solidario, aquí te lo ponemos fácil.

Te ofrecemos distintas opciones para hacer que personas reales con historias reales y concretas, tengan las mismas oportunidades que el resto. O al menos, que tengan una vida lo más igualitaria posible.

Puedes crear una campaña y recaudar dinero, o hacer un sorteo solidario online. O mejor incluso, hacer una donación mensual que puedes distribuir entre los proyectos de tu interés.

Por alternativas no será 🙂

Por último, para explicar este mensaje solidario me gustaría compartir contigo la reflexión del astrónomo Carl Sagan que se muestra en la serie Cosmos, cuando vio la foto que la sonda espacial Voyager I sacó de la Tierra desde Saturno.

Una perfecta definición en vídeo del significado de la palabra solidaridad, que no te puedes perder:

P.D.: En el vídeo se ve la increíble foto de la Tierra.

Deja un comentario